miércoles, 20 de marzo de 2013

AIGUALLUTS

EL MISTERIO DE LAS AGUAS QUE DESPARECEN

           Escondido en el último rincón del valle de Benasque, al pie del punto culminante del Pirineo, se encuentra el paraje de Aigualluts. Esta palabra resulta de la unión de los vocablos aigua (corriente de agua) y lutu (sima, lugar hondo u oscuro), por lo que etimológicamente vendría a significar “el río de la sima”. Es evidente la fidelidad del topónimo, pues en este lugar se encuentra el Forau de Aigualluts, uno de los lugares más singulares de la cordillera desde el punto de vista geológico.

           Este topónimo da nombre a cuatro entidades geográficas presentes en el lugar:
1- El Pico de Aigualluts, de morfología claramente piramidal, lo que delata su origen glaciar.

2- El Plan de Aigualluts: un extenso llano (plan) cuyo origen está en un antiguo ibón que ha sido colmatado por los sedimentos arrastrados por los torrentes de Barrancs y de la Escaleta.
3- La Cascada de Aigualluts, en donde las aguas que serpentean por el plan se precipitan hacia el forau a través de un resalte rocoso.
 
4- El Forau de Aigualluts, un sumidero de 80 m de diámetro y 30 m de profundidad, por el que las aguas del torrente de Aigualluts se infiltran en el subsuelo para reaparecer en el vecino valle de Arán. De este modo, aguas que irían a nutrir al río Ésera y después al Ebro para desembocar en el Mediterráneo, pasan al río Garona, que desagua en el Atlántico. Este trasvase natural es la razón de la singularidad especial de este fenómeno geológico.
           El forau (o agujero) es una torca generada por el hundimiento del techo de una caverna excavada en las calizas devónico – carboníferas, que están en contacto con los granitos del batolito de la Maladeta (al cual pertenece el pico de Aiguallut). Por el fondo arenoso de la dolina es por donde las aguas se introducen por varios sumideros para realizar un recorrido subterráneo de 4 km, con un desnivel de 670 m, siguiendo el sistema kárstico labrado en las calizas mencionadas anteriormente, hasta su afloramiento en las Ueths deth Joeu, en el paraje aranés de la Artiga de Lin.
 
 
 
 
 
El agua entra en el forau de Aigualluts …
 
 


 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
…y sale por las Ueths deth Joeu.
 
 
 

            El forau, la cascada y el plan son accesibles a pie en un agradable paseo de tres cuartos de hora desde el aparcamiento de la Besurta a través del bosque subalpino de pino negro (Pinus uncinata), que presenta un sotobosque de  rododendro y arándano en suelos silíceos (procedentes del granito de la Maladeta), y de enebro rastrero en suelos calizos. También se puede apreciar algún abedul o serbal de cazadores aislado.

            Conforme se asciende por el bosque, hogar del urogallo y del pito real (un pájaro carpintero), éste se va aclarando paulatinamente, y es en esos claros donde en la primavera del piso subalpino (mayo y junio) podemos regodearnos en una explosión multicolor de flores de montaña como las siguientes:
Dactylorhiza sambucina, una orquídea que presenta flores de dos colores: amarillo pálido y púrpura.

El diente de perro (Erythronium dens canis), muy abundante en el plan de Aigualluts justo en el momento del deshielo.

El nomeolvides (Myosotis alpestris), cuyas flores recuerdan a las orejas (otos, otis) de un ratón (myos).

Una violeta (Viola saxatilis), de flores tricolores: amarilla, blanca y violeta.
 
  Pero es en invierno cuando mejor podemos observar en silencio la grandiosidad del paisaje de lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada